Buscar

Drones y viticultura de precisión

Los viticultores, enologos y técnicos afirman que una viña es capaz de producir un producto de calidad en tanto y en cuanto sea capaz de producir la misma cantidad y de la misma calidad de manera sostenida en el tiempo.


Existen diferentes índices tradicionales que permiten mantener el correcto balance de equilibrio del viñedo, como por ejemplo la relación entre la superficie foliar activa y el peso de la uva producida o la relación entre el peso de la madera de poda y la producción.


Hay tres factores básicos que influyen directamente en la calidad del producto: el suelo, la planta y el clima. La cantidad de información tengamos de ellos afectará directamente al resultado, mientras más datos precisos conozcamos mejores serán las decisiones que tomemos en relación a ellos.


Gracias a la teledetección podemos conocer datos concretos sobre la salud de las plantas, detectar enfermedades, plagas y déficits nutricionales, pudiendo trasladar estos datos a sistemas informáticos que crearan a partir de ellos mapas de calor en los que podremos ubicar espacialmente las necesidades de nuestra vid y saber de forma precisa en qué zonas es necesario hacer un tratamiento especializado.


Tener datos precisos sobre nuestros viñedos es oro en polvo, poder determinar las zonas con necesidades específicas nos permite enfocarnos en su tratamiento ahorrando en tiempo, productos y costes, mejorando la cantidad y la calidad de nuestra producción.


La tecnología avanza constantemente, y en relación al agro hay cada vez mejores aplicaciones.


Con respecto a la viticultura ya existen softwares que funcionan como un "gurú" para nuestra vid, utilizando los datos recaudados mediante la teledetección con drones, estaciones de control climatológico, mediciones de humedad del suelo, etc, estos programas son capaces de crear una base de datos histórica de la cual podremos valernos para tomar decisiones con mayor previsibilidad basándonos en datos reales.


En Drones Valladolid creemos que los drones son una herramienta muy polivalente y que podrían ser el aliado perfecto de los productores, ya que no solo pueden hacer la teledetección para la creación de mapas de calor en los cuales basarse, sino que también pueden sobrevolar las zonas que corresponda y "regarlas" con los productos necesarios sin tocar el campo ni las plantas que no lo necesiten.


Estamos seguros de que la incorporación de drones a la viticultura supone la optimización de la misma y de los resultados.




Teledetección con drones aplicada a la viticultura.