Buscar

Macrofotografía: La belleza oculta en los detalles

Actualizado: 13 de jul de 2020

Vivimos en un mundo fugaz, acostumbrados a la velocidad, la inmediatez y la falta de permanencia. Todo muta en fracciones de segundos casi sin que logremos darnos cuenta de ello.


La atención es una cualidad que se ha ido perdiendo entre tanto revuelo en esta vorágine de información en la que estamos sumergidos, y junto con ella hemos perdido la capacidad de observar la belleza que se esconde en los detalles.


La macrofotografía propone una pausa, un stop a nuestra carrera por llegar primeros quien sabe a donde, que nos permite observar esa cara del mundo que nos perdemos a diario.


La belleza oculta en los detalles, aquella que no logramos ver mirando por encima, aquella que nos obliga a observar de cerca con paciencia para convertirse en el foco de nuestra atención.


Me gusta comparar la fotografía macro con la meditación, aunque a simple vista parezca que no tienen relación alguna, tienen muchísimas cosas en común.


La más importante es que en ambas debemos aprender a controlar nuestra respiración, en la meditación se usa para lograr enfocarnos a nosotros mismos y concentrarnos y en la macrofotografía para lograr enfocar al objeto.


Otro punto que tienen en común es que en ambas debemos lograr conectarnos con cada músculo de nuestro cuerpo y encontrar el balance perfecto entre la relajación y tensión necesaria. En la meditación para lograr las diferentes posturas y en la fotografía para controlar nuestro pulso y lograr que el retrato sea nítido.


Y por último, el que a mi entender es el punto más importante: En ambas prácticas obtenemos grandes beneficios a nivel personal, el concentrarnos tan profundamente en algo nos aleja por un momento de la realidad, y esa pausa se convierte en un momento de reflexión y autodescubrimiento de uno mismo, funcionando como una terapia de introspección.


La macrofotografía nos permite adentrarnos en los micromundos que nos rodean y apreciar su belleza, descubrir formas y texturas ocultas en las cosas cotidianas que pasamos por alto habitualmente y replantearnos nuestra manera de mirar el mundo.


La belleza está allí donde mires, solo que a veces tienes que mirar un poco más de cerca.


Desde Drones Valladolid queremos compartir con ustedes algunas fotos de una de nuestras series de fotografía macro. Esperamos que las disfruten tanto como nosotros disfrutamos haciéndolas!